sábado, 19 de agosto de 2017

¡¡ALERTAN SOBRE PRODUCTOS QUE HOMOSEXUALIZAN A LOS JOVENES!!

Ciudad Sodoma.- Un video que ya circula en Facebook y YouTube muestra a un joven estudiante del CBTis 119 de Ciudad Victoria, Tamaulipas, que le “declara su amor” a uno de sus compañeros y le pregunta si quiere ser su “novio”, acto seguido se dan un beso. El corto “In a Heartbeat” y el episodio “Un amor distinto” de “La rosa de Guadalupe”, programa que a pesar de usar la imagen de la Virgen de Guadalupe promueve valores anti-católicos (o simplemente antivalores), tienen como meta contaminar la mente de niños y adolescentes presentando como algo natural, deseable o aceptable la conducta homosexual. Productos como los mencionados sólo sirven para homosexulizar a nuestra juventud. In a Heartbeat y Un amor distinto se viralizaron rápidamente y su efecto pernicioso ya se ha manifestado en el caso de los mencionados estudiantes del CBTis. Por si fuera poco, el subdirector del centro educativo declaró que no se permitirá que los jovencitos “sufran bullying” y que “no hay de qué regañarlos”. En estos tiempos decir la verdad (que la homosexualidad es antinatural, que va contra el diseño de Dios y que es cosa del Diablo) es considerado “hacer bullying”. Es evidente que la ideología de género ha afectado también a los responsables de la educación de nuestros hijos. ¿No es este caso una muestra de que debemos poner un alto al lobby gay?, ¿no deberíamos actuar con mayor firmeza para recordarle al mencionado lobby que con nuestros hijos no se metan?



Ver las declaraciones del subdirector aquí.




Aquí la nota sobre el capítulo de La rosa de Guadalupe.

jueves, 10 de agosto de 2017

Estudios científicos sobre la homosexualidad

¿Será verdad que a los que dicen “más biología, menos ideología” les interesan las ciencias naturales? Pienso que cuando dicen biología en realidad se refieren a los datos de la biología que toman e interpretan de acuerdo a su propia ideología (cristiana/católica). Se trata de una biología expurgada: toman lo que quieren o va de acuerdo a sus creencias o prejuicios e ignoran lo que les contradice. 


Juan Dabdoub y compañía dicen que la homosexualidad no es natural porque no hay reproducción (hace poco me escribieron: “tal vez tú naciste de dos hombres o de dos mujeres, o conoces a alguien que no nació de un hombre y de una mujer; si es así, hazlo saber para que en este instante se considere normal y natural la homosexualidad. Ah, eso no es posible, ¿verdad?”). 


Antes de responder al argumento habría que cuestionarles su concepto de natural (y, por tanto, el de no natural). ¿De dónde lo sacaron?, ¿cómo llegaron a éste?, ¿en qué se basan?, ¿en ciencias naturales?, ¿en ciencias sociales?, ¿en filosofía?, ¿en lo que dice su religión?, ¿en el sentido común?, ¿en lo que recuerdan de sus clases de ciencias naturales?... Más importante -recordemos que piden más ciencia y menos ideología- ¿ese concepto de natural del que hablan es el mismo que el de la ciencia? 

La respuesta a la última pregunta es no. 


Que en las relaciones homosexuales no haya reproducción no las hace no naturales. Que algo sea enigmático o paradójico (desde cierta perspectiva o visión) no lo hace no natural o antinatural. 

¿Para los biólogos, las colas de los pavoreales han resultado no naturales? No. En realidad les han parecido enigmáticas, paradójicas desde el punto de vista de la supervivencia ya que son demasiado vistosas (resultan fácilmente visibles para los depredadores), obstaculizan o hacen más difícil la locomoción y tenerlas resulta más caro en términos energéticos. ¿Quiere decir esto que deberíamos considerarlas no naturales? Darwin explicó la aparente paradoja recurriendo a la selección sexual. Las vistosas colas de los pavoreales macho resultarían atractivas para las hembras. Por supuesto que esta respuesta no fue el punto final al enigma de las naturales colas de los pavoreales, pues se plantean otras preguntas como ¿por qué a las hembras les resultarían atractivas? 

Con respecto a la homosexualidad pasa algo similar, ¿cómo explicarla si no hay reproducción? Puede resultar paradójica, sin embargo, como en el ejemplo anterior, que lo sea desde cierta perspectiva no la hace no natural. 

De hecho, en la ciencia se plantean posibles respuestas a la homosexualidad (a pesar de que en estas relaciones no haya reproducción) sin dejar de considerarla natural. 

Como ejemplo está el más reciente número de la revista Ciencia (de la Academia mexicana de ciencias). En su portada se lee “Homosexualidad innata”. Innata, o sea no aprendida o no adquirida. Y al revisar el índice leemos: “Homosexualidad innata como mecanismo biológico adaptativo”. Un “mecanismo biológico” es un claro ejemplo de algo natural. 


Así que Juan Dabdoub y compañía pueden cuestionar su concepto de natural o pueden seguir defendiendo sus prejuicios (que la homosexualidad no es natural); en el primer caso pueden, por principio de cuentas, ir a comprar la revista (no está en línea el artículo), en el segundo, al menos deben saber que la ciencia (la verdadera ciencia, no las ocurrencias de un licenciado en psicología que habla de cursos para “desarrollar la heterosexualidad”) los contradice (a pesar de su “más biología, menos ideología"). 


Nada de lo anterior quiere decir que no debamos ser críticos con las ciencias naturales.

domingo, 6 de agosto de 2017

Top 5 de gogo dancers

Una de las emisiones del programa Esquizofrenia la dedicaron a la "pink music", con las imágenes que no usaron crearon su top 5 de gogo dancers. ¿Usted por cuál vota?




El segundo, si no me equivoco, es de Living, lugar al que sólo entré una vez, fue en 2004 ó 2005. No lo tenía planeado, ese día fui a Cabaretito Safari, conocí a un chavo que había venido a la ciudad de México a cubrir la marcha del orgullo LGBTTTI, no recuerdo de dónde era ni para qué medio trabajaba, el chiste es que la noche anterior había olvidado algo de su equipo en otro antro y me pidió que lo acompañara por éste, fuimos, se lo regresaron y de ahí fuimos a la presentación de la revista Masculino (o algo así, creo que lo escribían +Kulino) a Living. Después de la presentación hubo barra libre, así que me divertí de lo lindo (los precios en ese antro estaban fuera del alcance de un cliente frecuente de los cabaretitos). Cuando nos despedimos (me fui antes que él porque yo era un niño bueno y además fue un día entre semana) me escribió sus datos en una servilleta, se llamaba "licenciado no sé qué"... Son curiosas las personas que al presentarse o al escribir su nombre aclaran que estudiaron una licenciatura.





Antros de ambiente

Esquizofrenia era uno de mis programas favoritos. Una de sus emisiones se llamó Los hijos del 9.

A partir de 1:50 Guillermo Osorno hablando, precisamente, de El 9.



Tengo que morir todas las noches es el libro de Osorno sobre El 9 y aquí el capítulo uno. 



A partir de 2:41, Spartacus discoteque, lugar al que nunca he ido.




A partir de 8:15 otro lugar al que no he ido: El Marrakech (de esa zona -el centro de la ciudad de México- sólo he ido a El Viena y El Oasis).

miércoles, 12 de julio de 2017

Identidad de género e infancia


Parece lógico el argumento de la imagen. Incluso los adolescentes y jóvenes pueden tener problemas para elegir carrera, de hecho ya en una, hay quienes se cambian. Podríamos preguntar ¿tendrán los adolescentes la madurez suficiente para elegir su "género" si ni siquiera están seguros sobre lo que desean estudiar? Pero regresando a los niños, es una buena pregunta ¿a qué edad ya se identifican como niño o niña? Digo que el argumento de la imagen sólo aparentemente es lógico porque en realidad no lo es, al parecer a una edad muy temprana niños y niñas desarrollan su identidad de género. Por supuesto, como todo tema que puede abordarse científicamente, está abierto a investigación. Aquí un artículo al respecto. 

Familias y diversidad

Dos emisiones del programa Espiral, que conduce Ricardo Raphael, con dos visiones, la primera a favor de los derechos de la diversidad sexual, la segunda a favor de "la familia natural".




jueves, 15 de junio de 2017

Que el autobús ya está en la ciudad México...

Una de las consignas más famosas de quienes se oponen a los derechos de las personas LGBTTTI llamándolos "ideología de género" es "más biología, menos ideología", sin embargo, algunos de esos opositores también dicen cosas como "Dios creó a Adán y a Eva (no a Adán y a Esteban)", "dios usó el arcoiris al prometer que no habría otro diluvio universal" (algunos se quejaron de esa forma por la reacción "orgullo" que estará disponible por unos días en facebook) y "tanto en el antiguo testamento (levítico) como en el nuevo (corintios) se desaprueba la homosexualidad".

Por un lado critican lo que llaman "ideología de género" y afirman que se busca adoctrinar a los niños en ésta, y por otro, no se dan cuenta de que los comentarios que usan son ideología católica/cristiana. Y claro, tampoco ven mal llevar al catecismo a los niños (o como sea que se les enseñen "las verdades de la fe"), algo que es precisamente adoctrinarlos. A fin de cuentas todas las creencias religiosas son ideología, y esas ideologías contienen ideología de género (en este caso basada en mitos como Adán y Eva, el diluvio universal, Jesucristo y el dios de los hebreos): se habla de cómo se deben relacionar hombres y mujeres, el papel asignado por dios a hombres y mujeres en la familia y en la sociedad, etc.

En suma, los religiosos que se oponen a "LA ideología de género" (que no suele ser otra cosa que un hombre de paja creado a partir de su prejuiciosa -aunque sincera- interpretación de términos como "identidad de género", "orientación sexual", "roles de género", etc.) lo hacen no desde la neutralidad ideológica sino desde su ideología de género (aunque no la reconocen como tal al creer que lo hacen desde la verdad de dios; piensan que las verdades de dios, a diferencia de las palabras o ideas del ser humano, son inamovibles).

Es incongruente pedir más biología (más ciencia) y acto seguido argumentar con datos seudocientíficos o que carecen de evidencia científica (la historia de Adán y Eva -que implica aceptar el creacionismo, que es una seudociencia- y leyendas como el diluvio universal, por ejemplo).


Aquí la nota.

sábado, 27 de mayo de 2017

Seudopsicología +cristianismo+homofobia=coctel indigesto y nocivo

Sin duda, hay biólogos, químicos y físicos cristianos (agregue usted la ciencia natural o social de su preferencia), pero "el factor cristiano" no entra sus investigaciones. Si tal factor, de alguna manera, interviniera en el planteamiento o rechazo de alguna hipótesis, en la experimentación, el análisis de resultados, etc., de algún pretendido científico, sin duda, sus colegas señalarían el fraude, error, tontería o como se le quiera llamar. 

Que en una investigación o propuesta teórica en psicología aparezca el "factor cristiano", convierte en seudopsicología o fraude la mencionada investigación o propuesta teórica. Estamos frente a un fraude que, además, juega con la salud mental y la estabilidad emocional de las personas al presentarse como terapia.



jueves, 25 de mayo de 2017

martes, 23 de mayo de 2017

DE LAS SORPRESAS QUE SE LLEVA UN FAN (DE HUESO COLORADO) DE "EL VAMPIRO DE LA COLONIA ROMA"

Como ya comenté, estoy leyendo Cabaretito Safari, digo, Safari en la Zona Rosa (Nitro Press, 2015) de Gonzalo Martré.



Apenas me di cuenta de que al final trae las imágenes de la portada y contraportada de la primera (1979) y la tercera edición.



Además incluye imágenes de la fotonovela que incluía la primera edición, de la que dice Martré: "el árabe me publicó la novela pero con fotografías, fui debil y las acepté". Y es que el árabe en cuestión editaba una colección de revistas eróticas (Kamasutra, Fanny Hill, etc.).



También trae los textos "De cómo escribí Safari en la Zona Rosa" obviamente de Martré, "Sobre Martré y Safari en la Zona Rosa" de René Avilés Fabila (1940-2016), "Martré, un bonzo literario" de Iván Farías, "La opulencia narrativa de Gonzalo Martré" de Víctor del Real y "Las noches de Martré" de Humberto Musacchio. 

Por último, esta edición también muestra imágenes de reseñas aparecidas en la prensa. 



Antes de comenzar, tengamos en mente algunas fechas: El vampiro de la colonia Roma se publicó en junio de 1979, dos años antes se publicó la novela El desconocido de Raúl Rodríguez Cetina; ambas protagonizadas por chichifos. Safari en la Zona Rosa fue publicada en 1970. 

Martré narra lo que vivió en el Club Safari (que se ubicaba en Hamburgo y Havre) a medidados de los años sesenta, cuando se volvió confidente de varias lesbianas que le contaron muchas anécdotas. 

¿Y cómo llegó el ecritor al lugar? Un amigo suyo (apodado El pez, por andar siempre en el agua) les platicó de éste. Así, Martré recuerda: "Lo especial del lugar consistía en que era concurrido por homosexuales de ambos géneros quienes ahí se daban cita noche a noche. Deberíamos de visitarlo. Fuimos esa noche empujados por el morbo." 

En el Safari había tres secciones: una para hombres homosexuales, otra para lesbianas y otra más (en el centro) en las que estaban los bugas y un grupo musical. En el lugar no se bailaba. 

Martré cuenta que entre las celebridades homosexuales que asistían al Safari estaba Salvador Novo, de quien narra -en la novela- una escena pachequísima (delirante y divertida) con velorio incluído. 



El Safari existía, a pesar de la mojigatería del jefe del Departamento del Distrito Federal: Uruchurtu, porque éste era propiedad del licenciado Fernando Romero, jefe de la policía judicial del DF y de quien se decía que era homosexual. Dice Martré que "De ese modo, el Safari conseguía ser el único centro nocturno para homosexuales en esa inmensa ciudad convertida en rancho." El lugar cerró a la muerte de Romero. 

Voy en la página 80 y me ha sorprendido lo que Martré describe. Las escenas sexuales son mucho más explícitas que en la mencionada obra de Zapata. Recordemos que las buenas conciencias se escandalizaron y llegaron a decir que El vampiro se vendiera en bolsitas de plástico para que no fuera posible hojear ese libro pornográfico. Pues Martré narra que una vez que cerraba el Safari, los clientes iban a seguir la fiesta a otro antro o a alguna casa. En las casas seguían bebiendo, drogándose y terminaban teniendo sexo casual (relaciones hetero y homosexuales). Por esta obra, Martré fue llamado "pornógrafo". 

Comparadas con las que aparecen en Safari en la Zona Rosa, las escenas sexuales en El vampiro de la colonia Roma son un juego de niños. Farías escribe: "En Safari en la Zona Rosa de muchas maneras se vislumbraba la libertad para hablar sin cortapisas sobre la sexualidad en la literatura, libertad que acabaría lográndose años después. No por nada esta novela se volvería objeto de culto entre la comunidad gay, principalmente entre las lesbianas, que veían una historia que hablaba de ellas sin señalarlas. Sería también precursora de aquella otra novela nodal, El vampiro de la colonia Roma". Martré agrega que su obra llegó a ser el libro de cabecera de las lesbianas mexicanas. 

Sin embargo, no recuerdo que se mencione esta obra de Martré en la lista de obras con temática homosexual. No recuerdo, por ejemplo, que se le mencionara en el número 17 de la serie Tema y Variaciones de Literatura (de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana), que estuvo dedicado a la Literatura Gay (aunque revisaré si mi memoria me traiciona). 

Puede buscar usted mismo aquí.   

A pesar de lo anterior, Musacchio considera que la obra de Martré "anuncia la literatura gay, a la que se adelanta toda una década. Es una novela precursora, pero no sólo eso, porque la novela, apenas el segundo libro de Martré, vale por la forma eficaz en que fluye la narración, gracias a una prosa rítmica y ágil, al humor y el agudo sentido de observación del autor, quien es, como diría algún cocainómano, un escritor en toda línea. Por eso hay que leerlo." 



Avilés Fabila escribió que los nuevos lectores "descubrirán a un narrador mordaz que no tuvo empacho en usar el lenguaje popular para satirizar a la insufrible burguesía nacional. Con esta nueva edición de su obra inicial, Gonzalo deja constancia de su tenaz trabajo literario que se dejó orientar por su espíritu burlón , al que nada ni nadie pudo frenar. No ha dejado títere con cabeza. Intelectuales afamados, políticos poderosos, críticos mamones, todos han sido sometidos a disecciones agudas." 

Por su parte, Farías dice que Martré, con esta obra, "pasa cuchillo a la mojigata sociedad mexicana que en esa época, merced a los cambios sociales en el mundo, comenzaba a abrir su sexualidad y daba visos de una apertura que a la fecha sigue espantando a muchos." 

¿Cuánto ha cambiado la sociedad mexicana, en cuanto a la aceptación de la diversidad sexual, desde aquellos años del Club Safari hasta hoy? Muchos siguen viviendo en aquella época (saludos al Frente Nacional por la Familia y al que han convertido en su psicólogo de cabecera), la que Musacchio describe así: 

La aparición de tan connotado bar de homosexuales -todavía no entraba la palabra 'gay' a nuestro lenguaje- era vivido ambiguamente por la sociedad, que por una parte expresaba la gana colectiva de quitarse ataduras, pero de igual modo se intimidaba ante el avance de los raros, los diferentes, cuando se creía que la homosexualidad era una enfermedad, como lo asume el propio autor de la novela, quien atribuye esa condición a "problemas de la niñez, traumas, educación deficiente o equivocada, complejos y otros fenómenos individuales", como inclinaciones "que pudieron ser reprimidas y evitadas por un experto" para que el personaje en ese trance "pudiera ser un hombre normal". Era la mentalidad de la época hoy afortunadamente superada, pues sabemos que la sexualidad no es unívoca y que las numerosas expresiones eróticas conocidas son una condición natural en la infinita diversidad de los seres humanos.

viernes, 19 de mayo de 2017

Everardo Martínez Macías: la nueva carta del heterosexualismo.

Carlos Cuauhémoc Sánchez dice que la homosexualidad no es una enfermedad sino una conducta que se aprende y que, por tanto, también puede modificarse. El psicólogo Everardo Martínez Macías dice que la homosexualidad es un "sentimiento"´ (porque se tienen sentimientos homosexuales, más no se es homosexual), además de un "síntoma" y no una enfermedad, y que la heterosexualidad puede desarrollarse. 

Lo que tienen en común ambos "especialistas" es que niegan la homosexualidad como una identidad y que prometen que homosexuales y bisexuales pueden hacerse heterosexuales, hasta en cuatro meses en el caso de las "hipótesis" de Martínez Macías. 

Estas últimas le caen, por supuesto, como anillo al dedo al Frente Nacional por la Familia en su lucha en contra del reconocimiento de las familias homoparentales. Una lucha en contra de la realidad misma.


Ver notas aquí y aquí

martes, 16 de mayo de 2017

Dos novelas con temática homosexual, dos tratamientos distintos

Me encantan mis lecturas para los siguientes días: Los cuarenta y uno: novela crítico-social de Eduardo A. Castrejón y Safari en la Zona Rosa de Gonzalo Martré.

En el primer trimestre del año 2010, en la UAM-I, llevé como optativa Narrativa mexicana del siglo XX. Un curso que disfruté mucho, leímos a Inés Arredondo, Rosario Castellanos, Carlos Fuentes, Elena Garro, Joaquín Hurtado, Eduardo Antonio Parra y Nadia Villafuerte, entre otros autores. De la novela de Eduardo A. Castrejón (que se publicó en 1906), el profesor, cuyo nombre no recuerdo, dijo que era de baja calidad literaria, pero que si teníamos curiosidad podía prestárnosla. Yo no se la pedí, no volví a verlo después de ese curso.


Encontré la novela en la biblioteca Vasconcelos, la publicó la UNAM en el 2010, incluye un estudio crítico de Robert McKee Irwin y el prólogo de Carlos Monsiváis. Al fin sabré si es tan mala como nos dijo el profesor.


Robert McKee Irwin dice que Eduardo A. Castrejón es el seudónimo del general Mariano Ruiz Montañés (1846-1932), quien se dedicó a la milicia y a la política. Otros de sus escritos son "Leyenda histórica del territorio de Tepic" (1914), "Reminiscencias históricas" (1926) "Leyenda histórica de los estados de Michoacán, Jalisco y Nayarit" (1927) y varios poemas (uno de éstos lo dedicó a Porfirio Díaz). El único Safari que conocí en Zona Rosa fue el Cabaretito Safari, pero no es sobre ese lugar del que trata la novela de Martré.


Aquí más sobre "el baile de los 41".

Martré narra en esta novela lo que vio en el Club Safari. Sobre eso platicó acá.




Cabaretito Safari, digo, Safari en la Zona Rosa, publicada por vez primera en 1970, incluye, en la edición de Nitro Press, el prólogo de Carlos Gómez Carro.

Entre otras cosas, dice:


Es una novela de tema homosexual, pero con un tratamiento inusual, al menos en nuestro medio. En el 64, Miguel Barbachano Ponce había incursionado con una novela de tema análogo, El diario de José Toledo. La relación amorosa entre dos hombres es su tema, no obstante, tanto en esta novela como en otros relatos que aparecen por aquella época -la novela El norte de Emilio Carballido; los cuentos "Los amigos" (1962), de Juan Vicente Melo, "El viaje de Berenice" (1962), de Jorge López Páez, y "A la víbora de la mar" (1964), de Carlos Fuentes- se puede percibir que se trata de un asunto escabroso, hay una mirada culpable, lo mismo que en la incursión autobiográfica que emprendiera Salvador Novo, La estatua de sal (concluída en 1945, pero publicada hasta 1998). (...) Lo que inaugura la obra de Martré no es, entonces, el tema, sino su tratamiento. No lo ubica como un asunto clandestino o encubierto por la sordidez culpable, sino por un sentido carnavalesco: la obra marteana anula cualquier sentimiento de culpa causada por las relaciones homosexuales de sus personajes masculinos, y lésbicas, de parte de los femeninos. (...) No hay culpabilidad ni castigo, estamos lejos de Sodoma y Gomorra, lo que no deja de ser uno de los afortunados hallazgos de una obra habitada por una cofradía de libertarios de todo género, habitantes de ese Safari, antes que libertinos.


Y se pregunta el prologuista: "¿Por qué una novela como El vampiro de la colonia Roma (1979), de Luis Zapata, se vuelve una obra especialmente difundida, y que trata el tema de la homosexualidad de una manera abierta y desenfadada -muchos la consideran una obra precursora en este sentido-, a través de su personaje Adonis García (quien deambula por algunos de los mismos pasajes de Safari en la Zona Rosa), lo mismo sucede con El beso de la mujer araña (1976), de Manuel Puig, cuyos personajes también logran trascender las fronteras de la diferenciación hetero y homosexual -incluso política- y no la obra de Martré que las precede?"


La respuesta del prologuista descúbrala usted y también descubra el mundo que revela Martré en esta novela, como haré yo en los próximos días.

sábado, 13 de mayo de 2017

La homosexualidad no como "orientación sexual" sino como "conducta aprendida" y que puede modificarse

Desde hace tiempo deseaba escribir sobre las consideraciones de CCS sobre la homosexualidad.

No, no de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano sino de Carlos Cuauhtémoc Sánchez, a quien leí en mi adolescencia después de que una tía le prestara o regalara a mi hermana el libro Juventud en éxtasis.



Leí Juventud en éxtasis 2 en un Sangrons (cadena mexicana de restaurantes que cuenta con bar, pastelería, tienda y librería), en ésta dice CCS que “La homosexualidad proviene de una profunda soledad nociva.” Y que la homosexualidad sólo puede conducir a la degradación. De ambas afirmaciones no cita estudios o investigaciones, por tanto podemos concluir que no son más que sus opiniones personales.



Reconoce que hay de varios tipos de homosexuales: llamativos, machos, amanerados y no identificables.

Después de descartar causas hormonales y genéticas (aunque ahora se habla de causas epigenéticas), CCS describe la forma en que funciona nuestro cerebro, para después decirnos que la homosexualidad es una conducta aprendida y que, por tanto, puede cambiarse. Así, no habla de curar la homosexualidad sino de cambiar la conducta homosexual.

Escribe:

"La dirección de los impulsos sexuales depende de la manera de pensar y de las actitudes aprendidas del medio ambiente." La clave es el cerebro. Una compleja computadora neuronal almacena programas de comportamiento aprendidos desde la infancia. Somos lo que poseemos en el cerebro. El problema del homosexual no es hormonal ni hereditario, sino estricta y absolutamente UN PROGRAMA GRABADO EN LA COMPUTADORA CEREBRAL.

¿Estudios?, ¿investigaciones?, ¿referencias? Nada de eso ofrece CCS.

Menciona algunas situaciones que predisponen a la “conducta aprendida homosexual” (como tener un padre distante y una madre dominante), no me pregunten si en esta parte sí se citan estudios porque la respuesta es la misma de arriba: no. No veremos toda la lista de situaciones, sólo mencionaré una porque sí hay estudios que la desmienten:

Tener en la niñez contacto cercano con homosexuales. Algunos "reclutan" niños despertando sus instintos de manera prematura: les muestran pornografía, les ofrecen amistad o dinero (si los homosexuales no realizaran este reclutamiento podrían desaparecer ya que no se reproducen).

Los estudios realizados muestran que los adultos que crecieron en familias homoparentales son en su mayor parte heterosexuales (ver aquí). Pero CCS lo único que hace en sus “guías de vida” (o sea sus libros) es exponer sus creencias.

Bueno, vamos ahora sí a la teoría de la conducta aprendida.

TRATAMIENTO PARA EL HOMOSEXUAL

La conducta invertida no es una enfermedad; por lo tanto, no puede curarse. Es una conducta aprendida y sólo puede ser tratada psicológicamente. Cuando un homosexual busca a un consejero, suele ser porque su amante lo abandonó o porque tiene problemas con su esposa, padres o amigos. Pocos desean cambiar. Casi todos han adquirido una enorme adicción sexual y lo único que anhelan es ser aceptados como son. Los científicos afirman: “Es posible someter a los homosexuales a determinados tratamientos a fin de despertar su interés en las actividades heterosexuales en orientación y prácticas” “Sin embargo, el tratamiento no está indicado cuando nos son ellos VOLUNTARIAMENTE quienes lo solicitan”.

¿Cita estudios en esta parte? No. ¿Nos dice quiénes son esos científicos imaginarios? No. ¿Nos dice si esos científicos imaginarios a los que cita sometieron las conclusiones de sus investigaciones imaginarias a sus colegas? No. ¿Serán citas reales? Esta parte es el colmo de la payasada, abrir comillas y no dar nombres o no poner referencias carece de sentido. 

Pero bueno, ¿cómo se puede cambiar no la orientación sexual, porque no hay tal cosa, sino la conducta aprendida homosexual? Veamos los pasos que menciona:

PARA DEJAR LA HOMOSEXUALIDAD


  • Romper el círculo vicioso de “fantasías mentales y prácticas”. 
  • Estar dispuestos a sufrir un síndrome de abstinencia similar al de los drogadictos. 
  • Buscar ayuda de un grupo, no de homosexuales, sino de heterosexuales maduros con gran solidez espiritual. 
  • Quebrantar el enorme egocentrismo, controlando la ira y los impulsos explosivos. 
  • Aprender a amarse a si mismo, respetarse y aceptar el sexo original. 
  • Evitar lugares de reunión con gays, cortar las amistades homosexuales. 
  • Vivir los pasos de la decepción, para llegar a la soledad edificante. 
  • Jamás permitirse otra aventura homosexual, pues al igual que en el caso del alcohólico recuperado, que no se permite un solo trago, las recaídas, “como una excepción”, pueden resultar fatales.


Y ¿por qué intentar cambiar “la conducta aprendida homosexual”? Dice CCS:

Si se analizan las características de un homosexual (melancolía, rechazo, hostilidad, mentira, infidelidad y erotismo), es fácil comprender que no son felices como ellos dicen (gay significa "feliz").

Curiosas palabras porque la mentira de la que habla (también lo explica) en parte se refiere a ocultar la homosexualidad, pero olvida que quienes viven en el clóset mienten para evitarse problemas, es decir, mienten por las agresiones homofóbicas o el rechazo de la familia, los compañeros de trabajo o de escuela, etc.

Y la hostilidad de la que habla se refiere a un supuesto “odio a los psicólogos que los llaman enfermos, a los religiosos que les dicen pecadores y a los heterosexuales que los tildan de pervertidos. Tienden a ser explosivos y volubles. Con frecuencia se enfurecen y agreden para después retirarse y echarse a llorar.”

Esas líneas nos muestran la brillantez de Carlos Cuauhtémoc Sánchez: ve como hostilidad la respuesta emocional explosiva a la humillación homofóbica pero no es capaz de ver la hostilidad de ésta última, es decir, de la humillación homofóbica.

Así que ya saben amigos arsenokoitai y malakoi, si explotan o lloran porque les llaman pecadores, pervertidos y enfermos es porque ustedes son hostiles, explosivos y volubles, y no hay hostilidad en que los llamen así (enfermos, pecadores y pervertidos). 

Si CCS considera que también hay hostilidad en los insultos y humillaciones homofóbicas ¡ay, olvidó decirlo!, tan distraído a la hora de escribir y revisar su obra antes de entregarla a la imprenta. Y yo aquí pensando que esos insultos le valen un cacahuate. 

En suma amigos arsenokoitai y malakoi, según el brillante Carlos Cuauhtémoc Sánchez deberían recibir con alegría y mostrando una sonrisa colgate los insultos homofóbicos.

Nota: para escribir esta entrada no tuve a la mano una versión impresa de Juventud en éxtasis 2, recurrí a esta y a esta versión. 

miércoles, 10 de mayo de 2017

HORROR QUEER

Revista NICTOFILIA se encuentra en este momento recibiendo colaboraciones para su tercer número. Los trabajos enviados deben tener como temática central el HORROR QUEER Entiéndase por horror queer a trabajos de horror en los cuales el protagonista pertenezca a la comunidad LGBTQIA+. Esto quiere decir que puede ser transexual, asexual, lesbiana, gay, multisexual, otros.


Página con las bases aquí.

domingo, 16 de abril de 2017

Diversidad sexual: reivindicación y negación de derechos humanos

El título de esta entrada es el tema del más reciente número (el 202) de El cotidiano. Revista de la realidad mexicana actual

Dicen: "El Cotidiano abre sus páginas a la compleja reflexión sobre la diversidad sexual, motivo por el cual, agradecemos la oportunidad que nos brinda para discutir en torno a esta temática. Reconocemos su vocación académica y de divulgación, así como su apertura ideológica y la garantía que ha ofrecido a la comunidad académica respecto a la libertad de expresión y de pensamiento que por más de 30 años ha mantenido vigente." Puede consultarse aquí.

viernes, 7 de abril de 2017

Homosexualidad y religión: un estudio

Karina Berenice Bárcenas Barajas es Doctora en Ciencias Sociales con Especialidad en Antropología Social por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), sus líneas de investigación son: familias, religión, género y sexualidad. Es autora de "De los homosexuales también es el reino de los cielos. Las iglesias y comunidades cristianas para la diversidad sexual y de género en México." Su trabajo puede leerse aquí

domingo, 2 de abril de 2017

La triste historia de un premio periodístico en la categoría de "orientación familiar" a alguien que tiene a la homofobia entre sus virtudes

"Prejuicioso" es una buena palabra para definir al conductor de radio y televisión Esteban Arce. Tiene prejuicios sobre el ateísmo y sobre la diversidad sexual. Y no es solo que él sea católico y conservador sino que no está dispuesto a abrir su mente y aprender sobre estos temas.

Piensa que los ateos son personas sin límites en cuanto a su potencial para causar daño a los demás (a menos que los hayan educado padres creyentes, de ser éste el caso, los ateos sí pueden tener valores éticos y morales). ¿Cómo lo sabe? Es un prejuicio porque no se basa en algún estudio sobre el tema (aquí uno, por ejemplo).

De igual forma, considera que la homosexualidad es una forma de "demencia animal". Ante la posibilidad de que parejas del mismo sexo adopten hijos, ha manifestado su temor de que abusen de los niños ("quién sabe qué pase en esas casas cuando llega la noche", palabras más, palabras menos, dijo en alguna ocasión). ¿Prejuicio? Sí, los estudios demuestran que está equivocado, que la adopción homoparental es segura para los niños (ver aquí y aquí).

Recientemente dijo que "incluso defender lo obvio a veces se convierte en un delito de odio." Lo que él considera o llama obvio en realidad solo son sus creencias prejuiciosas.

Pero no solo "prejuicioso" es un buen término para definirlo. "Intolerante" también lo es. Y es que basta que alguien manifieste una idea contraria a las suyas para que Arce se altere y comience a perder el control. Levanta la voz e impide que la otra persona pueda siquiera plantear su idea. Es famosa aquella ocasión en que le impidió hablar a una de las invitadas a su programa matutino de televisión en cuanto ésta usó el término "diversidad sexual". Para Arce no hay tal cosa. La heterosexualidad es la única forma válida de la sexualidad humana. Y qué bueno que haga uso de la libertad de expresión, eso no lo critico, lo que critico es que no permite que se expresen quienes difieren. En resumen, el conductor se apasiona tanto al defender sus ideas que nadie puede contradecirlo en Matutino Express

También suele hablar en contra de la despenalización del aborto.

En conferencias en las que Arce habla de su conversión al catolicismo (mejor dicho: de cuando tomó en serio el asunto de la religión, ya que nunca le he escuchado decir que fue ateo en algún momento de su vida), ha comentado que asistió a alguna peregrinación para ver las apariciones de la Vírgen María y entonces el de moño diablo se le metió a una niña que estaba a su lado, la niña enchamucada le dirigió algunas palabras a Arce. En ese momento el conductor de Televisa sintió como si hubiera estudiado teología por varios años (de ahí que yo hiciera la imagen que pongo a continuación).



De igual forma, el conductor llegó a la conclusión de que debía usar los medios de comunicación para defender "los valores católicos" (o sea, tirar caca a los ateos y a los no heterosexuales). De lo anterior habla a partir del minuto 29.




Cuento lo anterior porque hace unos días el Club de Periodistas de México le otorgó el Premio Nacional de Periodismo. Al menos eso decían algunos medios. Después resultó que no, que una cosa es el Premio Nacional de Periodismo y otra los premios que otorga cada año el Club de Periodistas de México. Como se explica aquí.



Sin embargo, en el documento que le hizo llegar a Arce el Club de Periodistas se lee que le hacen saber que obtuvo el Premio Nacional de Periodismo. Aún no sé por qué dice eso, si me entero pondré la actualización correspondiente.



Después un integrante del mencionado club aclaró que quienes decidieron otorgarle el premio a Arce, en la categoría de orientación familiar, no ven la programación de Televisa, así que ni han visto Matutino Express ni conocen la trayectoria de Arce dentro de esa televisora. Arce envió un trabajo sobre violencia dentro de las familias (tal vez alguna cápsula que pasó en su programa) y al jurado le pareció digno de reconocimiento.

Lo anterior a muchos no satisface como respuesta al por qué del premio. Sin embargo, el referido miembro del referido Club, agrega que si alguien envía un buen trabajo periodístico tiene la posibilidad de recibir un premio sin que se le investigue: "No investigaremos si eres puro hasta la tercera generación. No somos la Gestapo." 

En este punto coincido con el integrante del Club, lo importante es qué tan bueno, periodísticamente hablando, es el trabajo enviado, no quién lo envió o realizó.



Si quiere usted saber más sobre Arce y este premio lea ¿Por qué Esteban Arce ganó un premio del Club de Periodistas?

viernes, 31 de marzo de 2017

Gilbert Baker (1951-2017)

"La bandera LGBT ha sido utilizada como símbolo del orgullo gay y lésbico desde fines de los años 1970. Los diferentes colores simbolizan la diversidad en la comunidad LGBT y sus colores son utilizados a menudo en marchas por reclamos. La bandera del arcoíris fue popularizada en 1978 como símbolo del orgullo gay por su creador, Gilbert Baker (21 de junio de 1951-31 de marzo de 2017). La versión actual consiste en seis franjas de colores rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta, que reproducen el orden de los colores del arcoíris."


Aquí sobre Gilbert Baker, aquí sobre su fallecimiento hoy, a los 65 años, y aquí sobre la bandera del arcoiris. 

jueves, 30 de marzo de 2017

Con antojo de letras diversas...

Hace unos días visité la Biblioteca Francisco Zarco (al sur de la ciudad de México). Tenía antojo de leer cuentos jotos, es decir, cuentos con personajes lgbttti. Encontré el libro que ve usted en las imágenes, en la introducción Hernán Lara Zavala (quien se encargó de la selección) escribió: "Dentro del mismo tema del amor y el erotismo existe otra variante, la de las relaciones homosexuales, que han captado la imaginación de cuentistas como Jorge López Páez, José Joaquín Blanco y Antonio Marquet. Cada uno de éstos refleja un aspecto de este tema que hasta hace relativamente poco constituía todavía un tabú en nuestra literatura." 



"Ahí estaba Elizabeth Taylor" de Jorge López Páez, nos cuenta sobre las fiestas organizadas por Álvaro Botello, fiestas, claro, para personas de amplio criterio.


"Recuerdo de Veracruz" de José Joaquín Blanco es una historia de turistas ebrios, maricones (sin ofender), pequeños mayates y pícaros habituales. 


"Fin de año" de Antonio Marquet habla de cuando la vida como una continua fiesta llega a su fin.

Las tres historias aparecen en la sección "Amor que no se atrevía a decir su nombre". 


Y en la sección "Negros y policiacos" aparece otro más del tipo de cuentos que estaba buscando: "Nomás no me quiten lo poquito que traigo" de Eduardo Antonio Parra. La historia de una chica trans que se prostituye y a quien buscan con frecuencia, para desfogarse, los azules, los pitufos (de esta historia ya escribí aquí). Resultó un buen libro (de editorial Planeta, por cierto) para satisfacer mi antojo de letras diversas.

lunes, 27 de marzo de 2017

Recordar es vivir 2

¿Y tú qué hacías en el año 2008? En mayo de aquel año apareció el número 123 de la revista Homópolis (con éste celebraban su quinto aniversario), incluía mi cuento Éxodo. Puedes ver el número completo aquí

sábado, 25 de marzo de 2017

Es diferente el heterosexual y el heterosexualista

El heterosexual es la persona que tiene o siente tendencias heterosexuales.

El heterosexualista es la persona u organización que quiere difundir la heterosexualidad como lo natural y único aceptable.

A veces el heterosexual es heterosexualista, entonces se dedica a imponer en la sociedad los comportamientos y la interpretación heterosexualista de la vida.

En otras ocasiones el heterosexual no es heterosexualista. En ese caso, el heterosexual no heterosexualista puede llegar a ser visto como enemigo de la ideología heterosexualista.

En muchos casos el heterosexualista no es heterosexual.

Los activistas heterosexualistas son enemigos de las personas heterosexuales.

Las actividades heterosexualistas no benefician a los que sufren la heterosexualidad porque no les ayudan a resolver su problema sino a consolidarlo.

En todos los casos los heterosexuales son víctimas del heterosexualismo.

El lobby straight no está creado y organizado para solucionar los problemas de las personas heterosexuales, sino para usarlos en sus propósitos de control social (tener tantos hijos como sea posible, no usar métodos anticonceptivos, usar solo “métodos naturales” de planificación familiar, etc.).

Nota: Hay quienes usan el termino homosexualista para referirse a los homosexuales, bisexuales y heterosexuales que apoyan los derechos de los homosexuales. No necesariamente los homosexuales son homosexualistas. Aquí pueden leer lo que dicen. 

Enriquezca su vocabulario

Personas con Atracción al Otro Sexo (AOS). El término heterosexual implica identidad, pero nadie nace o es heterosexual; en realidad hay personas que practican actos heterosexuales o que tienen (por diferentes razones) atracción al otro sexo. Es erróneo pensar que hay personas heterosexuales, homosexuales o bisexuales; no hay tal cosa como la “orientación sexual”. Es erróneo considerar el heterosexualismo una identidad, la razón es que no se ha demostrado que exista el gen heterosexual. Por ello es mejor referirnos a “personas con Atracción al Otro Sexo (AOS).”

Nota: Este argumento es una copia del que usan quienes dicen que no hay homosexuales (porque identificarse como tal es un error) y que lo que hay son personas que realizan actos homosexuales; por ello prefieren usar el término personas con Atracción al Mismo Sexo. Ellos dicen que si fuera una identidad no podría cambiarse, pero como no lo es, y sí es una conducta aprendida, entonces puede cambiarse. 

Respondiendo con humor...

Hay quienes dicen...


Por ello hice este letrero:


Ah, porque también hay quienes hablan de homosexualismo y no de homosexualidad.

Segunda versión (la estamparé en una playera).


martes, 21 de marzo de 2017

Sanar la heterosexualidad

Cuando leo las ideas de quienes afirman "curar o sanar la homosexualidad" (y de quienes creen tal cosa), no puedo dejar de pensar en cómo sonaría si alguien pretendiera curar o sanar la heterosexualidad. 

“No tienes que ser heterosexual” 

Hemos ayudado a miles de personas con atracción por personas del otro sexo a cambiar esa orientación, como firmes partidarios de las llamadas "terapias reparativas" que consideran la heterosexualidad una condición no innata, sino adquirida por el sujeto durante sus primeros años de vida. 

Publicamos el libro “Quiero dejar de ser heterosexual. Casos reales de terapias reparativas.” 

Nuestro lema es No tienes que ser heterosexual (You don´t have to be straight). 

Hemos sufrido durante años los ataques del lobby straight, cristiano (religioso, en general) y conservador, victorioso en la aceptación pública de sus intereses y su ideología de género que considera que (solo) la heterosexualidad es natural, pero preferimos nadar contra corriente y ayudar a las personas que lo solicitan.


La noticia de la imagen aquí

Recordar es vivir

Revista Homópolis No. 131. Completa con mi cuento "Eros" casi al final. Clic aquí.  


viernes, 10 de marzo de 2017

Programa Sexualidad en tu propia voz

En este programa se brindó información sobre cómo la homofobia ha estado presente a lo largo de la Cultura Occidental, al menos en forma esporádica. Invitado: Xabier Lizarraga: Antropólogo fisico.


Escuchar el programa aquí

miércoles, 8 de marzo de 2017

Convocatorias del INJUVE

Taller gratuito de creación literaria que impartirá David Alexir Ledesma Feregrino (aquí algunos de sus textos) en el INJUVE


Taller de creación literaria que tendrá los derechos a la verdad y a la memoria, y los derechos humanos en general, como ejes rectores. 

Objetivo: Acercar a las y los participantes a expresiones literarias generadas desde posturas reivindicativas de los derechos humanos y la dignidad de todas las personas, permitiéndoles explorar al mismo tiempo sus voces poéticas y desarrollar ejercicios narrativos. 

Bloques: 

Narrativa Autobiográfica 
Crónica 
Cuento 
Poesía 

Se leerán obras de Adriana Raíces, Bernardo Fernández, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, Néstor Perlongher, Marjane Satrapi, Maya Angelou, Pedro Almodóvar, Ray Bradbury y Sandra Cisneros, entre otros/as autores/as.